Una defensa a prueba de goles

Una defensa a prueba de goles

El conjunto rojiblanco es el equipo con menos goles en contra de las cinco grandes ligas europeas

Oblak en el calentamiento ante el Girona FC / La Liga Santander

A día de hoy, el Atlético de Madrid puede presumir de ser el equipo menos goleado de la competición liguera con tan sólo 9 goles en contra, frente a los 11 del líder, el Barcelona, los 27 de su inmediato perseguidor, el Real Madrid, o los 53 del equipo más goleado, el Deportivo de la Coruña. Estos números destacan aún más si consideramos que la media de goles encajados en los equipos de primera división es de 33 tantos.

Si analizamos el juego del equipo, vemos que estos resultados vienen dados, por una parte, por la versatilidad de los defensas con los que cuenta Simeone, y por otra, por la seguridad que transmite un portero como Jan Oblak.

A pesar de las múltiples rotaciones defensivas, el equipo ha conservado el nivel en este aspecto manteniendo la portería a cero en 16 de los 24 encuentros disputados. Las distintas parejas de centrales alineadas por el Cholo en el campeonato nacional han conseguido la solidez defensiva que el técnico argentino exigía, empleando hasta seis combinaciones distintas de defensores. De hecho, los cinco primeros partidos se jugaron con cinco parejas de centrales diferentes. De todas ellas, la más usada por el entrenador en lo que llevamos de liga, es la formada por Godín y Savić, titulares en 13 partidos ligueros en los que solo han encajado 4 goles. La siguiente pareja más utilizada es la constituida por Godín y Giménez, centrales titulares también en la selección de Uruguay, con 4 partidos jugados y 2 goles encajados. Esta cifra de encuentros disputados por Diego Godín demuestra la confianza depositada en él por Diego Pablo Simeone a lo largo de sus casi ocho años en el club rojiblanco. Lucas Hernández, el otro posible acompañante de Godín en la defensa, que ilusiona mucho a la afición, se ha visto obligado a jugar más partidos como lateral izquierdo debido a las lesiones del titular en esa posición, Filipe Luis. Esto ha motivado que solamente haya disputado cinco encuentros de liga como central y diez como lateral.

En los últimos años la defensa bajo palos ha estado muy bien cubierta por arqueros de talla mundial. Antes de la era Simeone, desde el 2009 hasta 2011, David de Gea era el guardameta titular; jugador canterano desde los 13 años que acabó ganando la UEFA Europa League en el año 2010 y en la siguiente temporada se hizo con la Supercopa de Europa contra el Inter de Milán tras pararle un penalti a Diego Milito. A la salida de David de Gea, el club trajo cedido del Chelsea a Thibaut Courtois, un desconocido portero belga que se ganó el puesto con calidad y conquistó el cariño de toda la afición rojiblanca. Con él en la portería, el equipo consiguió una Copa del Rey contra el eterno rival, una Europa League, la Supercopa de Europa, y la deseada liga de la temporada 2013/14. Al finalizar el período de cesión, Courtois regresó al Chelsea dejando un vacío en la puerta colchonera difícil de cubrir. Pero el 16 de julio de 2014, el Atlético de Madrid hizo oficial la llegada de Jan Oblak, el entonces portero más caro de la Liga española, 16 millones de euros, y que ha demostrado sobradamente la buena inversión que hizo el club en aquel momento. En este tiempo, ha disputado 92 partidos de competición liguera, dejando a cero la portería en 55 de ellos. Actualmente, Oblak es el arquero menos goleado de Europa, con unos números que le apuntan como mejor portero del mundo.

Quizá te interese  Así describen tres futbolistas del Atlético al "mago" turco, Arda Turan

3 Comentarios

  1. Este articulo está muy bien, amigo Diego, pero ¿es realmente útil ser la defensa menos goleada? El futbol, como todos los deportes, es ataque y los goles en contra deben relacionarse, como mínimo, y según mi entender, con los goles a favor. En este caso nos encontramos que el Barça tiene un factor igual a 5’66 frente a nuestro Atleti de 4’33 y del Madrid de 2’33 (goles a favor/goles en contra). Sacrificar los goles a favor en beneficio de los goles en contra nos puede subir a cotas altas pero no llegaremos a ser los mejores, necesitamos, indefectiblemente, más goles a favor.

Deja un comentario