7. “Somos apolíticos, somos un club de fútbol”

7. “Somos apolíticos, somos un club de fútbol”

Me costó contener la risa cuando soltó eso con tanta solemnidad, teniendo en cuenta que durante muchos años las cuentas del Ayuntamiento de Marbella, las del partido político GIL (Grupo Independiente Liberal) y las del Club Atlético de Madrid venían a ser la misma cosa. Tan apolíticos éramos que nuestro voluntarioso lateral derecho Tomás Reñones subió la banda hasta convertirse en alcalde condenado en el caso Malaya.

Pero más allá de aquellos tiempos, alguien debería explicarle a Gil Marín que un club de fútbol nunca puede ser apolítico. Los miles de socios que se juntan en clubes alrededor del mundo bajo unos mismos símbolos y ritos son actores con capacidad de transformación social, para bien o para mal. Ejemplos hay a puñados. El fútbol mueve a demasiadas personas y dinero como para que nos sigan colando la ilusión de que está aislado de la sociedad en una realidad paralela.

Leer más: Atlético de Madrid: Diez frases de Gil Marín para demoler el Calderón. Blogs de Tribuna http://goo.gl/wBjpuJ

Series Navigation<ANTERIORSIGUIENTE>

No hay comentarios

Deja un comentario