Antoine Griezmann.

Antoine Griezmann.

Lo anunció desde mayo de manera forzada a través de un video, y acabó al borde de declararse en rebeldía después de que el Atlético le exigiera presentarse a entrenar so pena de una multa de no presentarse a trabajar.

Nadie esperaba que apareciera. Acogiéndose a su derecho a 30 días de vacaciones compró tiempo y justo el día en que el Atlético podía hacer efectiva su amenaza, los abogados del jugador acudieron a la sede de la Liga para pagar la cláusula de recisión que compra su libertad para fichar por el Barcelona.

Trajo también un desequilibrio dentro del plantel, pues varios jugadores, considerándose igual de importantes pedían una muestra ‘de cariño’ similar, y otros tantos se replantearon su futuro.

Resultado: el Atlético sufrió bajas con las que no contaba y falló en la misión de levantar uno de los títulos grandes. Fue eliminado en los octavos de final de Copa y de Champions League (lo que catalizó la marcha de Griezmann), y quedó, de nuevo, en la segunda posición de la Liga.

Griezmann empezó a replantearse su “decisión” en el momento en que se dio cuenta que ni el Campeonato del Mundo le aseguraba el Balón de Oro. Y acabó por caer directamente en los brazos del Barcelona cuando la Juventus lo puso en perspectiva. A partir de entonces, el coraje y corazón del francés ya estaban en otro lado. Apenas marcó diez goles en 2019, para cerrar su última campaña como rojiblanco con 21 goles en 48 partidos.

Es por ello que Griezmann no salió con buenas formas del Atlético.

Series Navigation< ANTERIORSIGUIENTE >

No hay comentarios

Deja un comentario