Atleti B 2 – 0 Inter de Madrid: Golpe sobre la mesa...

Atleti B 2 – 0 Inter de Madrid: Golpe sobre la mesa y a tiro del liderato

Los rojiblancos se llevan los tres puntos en un partido con pocas ocasiones y ya encadenan ocho jornadas seguidas sin conocer la derrota. Un gol de Óscar encarriló el triunfo y otro de Valera lo culminó.

By Antón Lueiro

Tras firmar un empate en su último partido frente al Baleares, en un encuentro de mucho respeto y ausencia de oportunidades, y tras una jornada de descanso por el aplazamiento del partido contra el Oviedo, el filial de Nacho Fernández, segundo y a seis puntos del líder, recibía en el Cerro del Espino a un Inter de Madrid que buscaba la victoria para meterse en puestos de Play-off. 

Para este encuentro, Nacho recibía una alegría de última hora: el técnico podría contar finalmente con el lateral Manu Sánchez, tras estar este sábado en Granada a las órdenes del Cholo. Sin embargo, Toni Moya y Darío Poveda, este último con minutos disputados con los “mayores” (y un penalti tangado, todo hay que decirlo), se quedaron fuera de la lista.  La otra gran alegría era la vuelta a los terrenos de Sergio Camello, que regresaba dos meses después. Pero, pese a las altas expectativas de la afición, al que no veríamos de vuelta sería Borja Garcés. El técnico rojiblanco esperará a que esté del todo recuperado para no asumir riesgos.

Nacho ponía en liza un once formado por: Conde; Ricard, Mejías, Álvaro, Manu; Mikel Carro, Sanabria, Riquelme, Cedric; Óscar y Salido. En el banquillo cabe destacar, además de la de Camello, la presencia de Germán Valera, que regresaba tras disputar el Mundial Sub-17 con la selección española. El Internacional de Madrid, entrenado por Marcos Jiménez, salía con Felipe; Gallardo, Moyano, Llerena, Simón; Mancebo, Chevi, Del Pozo, Nouman; Rubén Ramos y Rufo.

La primera parte comenzó marcando lo que iba a ser la tónica general del choque: mucho respeto y pocas ocasiones. Los visitantes buscaban reducir el ritmo, adormecer el partido, para que los colchoneros no pudieran desarrollar su juego habitual, basado en el alto ritmo, la velocidad y la verticalidad. Con todo, en el 16’, a punto estaba Óscar Clemente de subir el primero al marcador, tras una internada por la izquierda de Manu Sánchez que acababa con un pase atrás que Óscar no acertaba a materializar. Buena intervención del portero. También pudo abrir la lata Mejías, con un remate de cabeza en una jugada de estrategia que se le iba fuera pese a estar bien posicionado. Así, tras una primera mitad intensa, con mucho respeto y ausencia de ocasiones, los jugadores enfilaban el camino de los vestuarios.

La segunda mitad empezó con el mismo guión; el filial de Nacho Fernández tendría que dar un paso más sí quería romper estrategia de los visitantes, que se encontraban cómodos  en su juego. Tanto, que en el 61’, Diego Conde sacaba en la mismísima base del poste un cabezazo de Rufete, realizando una espectacular parada que no hacía más que confirmar su gran estado de forma. Pues bien; dos minutos más tarde, se producía el movimiento más esperado de la tarde y un momento clave en el partido: la entrada de Sergio Camello. 

El joven delantero, nada más ingresar al campo, dotó de otro aire al equipo y contagió a sus compañeros de esa ambición e impulso ganador. En uno de los primeros balones que tocaba, su remate desde fuera del área se iba rozando el palo. Descaro y declaración de intenciones. Mientras, Cedric comenzaba a recorrer la banda con peligro, y Óscar bajaba a ordenar y organizar los ataques con claridad. Con los papeles ya asignados, no se haría de rogar el primer gol, que llegaría en una jugada generada por Óscar Clemente. Esta acababa con centro de Cedric, remate de Camello al que Felipe responde con una sensacional parada, y remate de puntera al fondo de la red del propio Óscar. 8 goles lleva ya el mediapunta canario, que iguala a su compañero Poveda. Temporadón.

Tras encajar el gol, el Inter, uno de los equipos más goleadores y menos conformistas del grupo, se fue arriba, pero sin crearle mucho peligro a un bloque más que trabajado por Nacho Fernández. Cabe destacar el papel en la contención de Mikel Carro, un seguro defensivo en todo momento, que realizaba todas las acciones con gran criterio cortando las jugadas de ataque y ahogando a los jugadores creativos del rival. Ya en el tramo final, Germán Valera culminaría el triunfo rojiblanco con una gran jugada individual, en la que se internó por la derecha y, tras hacer un caño a un defensa, batió al meta cruzándola con calidad al segundo palo.

Victoria de oficio y golpe sobre la mesa. Los rojiblancos han demostrado que están ahí para hacer cosas grandes. Tras la derrota del Baleares, se ponen a 3 puntos, con un partido todavía por disputar contra el filial del Oviedo. Continúa el sueño. Porque este Atleti B de Nacho Fernández, ilusiona, y mucho. No hay quien pare a estos chicos. 

No hay comentarios

Deja un comentario