El traspaso de Neymar incluía los vicios ocultos de su padre

El traspaso de Neymar incluía los vicios ocultos de su padre

Neymar posando con su padre | Agencias

El expresidente del Santos brasileño Luis Álvaro da Oliveira Ribeiro ha informado hoy en una entrevista con ESPN Brasil que la millonaria gestión en euros de Neymar al Barcelona incluyó una orgía en Londres para el padre del jugador.

En los 90 millones estaban incluidos los cafés del padre de Neymar y una orgía en el hotel Picadilly, en Londres. Porque el padre de Neymar cobra cualquier cosa. Él jamás pagó un café. Yo le pagué los 200 cafés que se tomó conmigo. Eso incluye p…, un avión que lo llevara a Florianápolis para ver a la selección. Dinero no faltaba. Tenía a Cury, un asesor del Barcelona, que tenía orden de gastar lo que quisiera como Neymar”, dijo el exdirectivo. “Es un mentiroso que se aprovecha, sólo piensa en el dinero. Para tener una idea, en los últimos contratos él exigió una cláusula en la cual el club debería pagar los billetes de avión en primera clase para él y dos de clase ejecutiva para sus asesores para ver a Neymar jugar fuera de casa. Daba igual que fuera para la selección o para el torneo paulista”, añadió.

“Un hombre con el dinero que tiene… Ganaba tres millones de reales al mes (alrededor de 1,3 millones de dólares). Tenía un yate de 70 pies, dos casas en Jardim Acapulco (costa de Sao Paulo). Incluso levantó tabiques para que su niño hiciera fiestas sin que su madre se enterase“.

A pesar de todas estas críticas al padre de Neymar, el expresidente del Santos defendió al delantero del FC Barcelona, a quien calificó como “un chico de bien”. “Neymarzinho es un chico de bien. Sonriente. Mi amigo. Aceptó los tres años conmigo, después el padre no quería. Siempre tuvimos buena relación. Siempre hice todas sus voluntades. Después que Neymarzinho dio esas declaraciones diciendo que quedó decepcionado conmigo porque llamé al padre de mentiroso y falso. (Dijo) que no me consideraba más su amigo para el resto de su vida”, concluyó.

No hay comentarios

Deja un comentario