Escándalo de Enrique Cerezo con Telemadrid

Escándalo de Enrique Cerezo con Telemadrid

Las secciones sindicales de CCOO, UGT y CGT y el Comité de Empresa de Telemadrid han exigido el cese de los responsables de los contratos firmados con el Atlético de Madrid, de Enrique Cerero, en 2007, “por 270 millones de euros”. Según los denunciantes,todos estos contrato han resultado “ruinosos” para la cadena pública, tanto ha sido la quiebra, que ha dejado en la calle al 75% de la plantilla, 861 trabajadores, y áun no han superado un ERE.

Hay una empresa participada por Telemadrid “financió” al Atlético de Madrid que habría “financiado” en octubre de 2011 al Atlético de Madrid adelantándole dinero pendiente de contratos por la cesión de derechos audiovisuales de los partidos, cuando el Atlético de Madrid “estaba ahogado económicamente”. Lo peor es que Telemadrid sabía que perdería dinero. Esta compra y cesión de derechos audivisuales únicamente sería rentable a partir del octavo año y a pesar de ello, Madrid Deporte Audiovisual firmó dicho contrato únicamente para cinco años.

Además de las referencias anteriores, cabe citar que el Atlético de Madrid rescindió al tercer año el contrato audiovisual que estaba previsto que durara cinco temporadas. Fue entonces cuando Telemadrid no tuvo más remedio que desembolsar 90 millones de euros, para llegar a un acuerdo con Mediapro para poder televisar los partidos de la liga de fútbol.

También, siempre según el citado diario, Telemadrid y Bankia liquidaron 24 millones de euros al Atlético de Madrid por un contrato publicitario que se incumplió. Madrid Deporte Audiovisual y Bankia nunca llegaron a utilizar los espacios publicitarios por los que pagarón anualmente cuatro millones de euros durante seis temporadas.

Muchos trabajadores afectados por el ERE vinculan estos contratos con el ático de González .Este inmueble podría ser un regalo de Enrique Cerezo al sucesor de Aguirre, en contraprestación por el trato de favor dado por el entonces vicepresidente autonómico al empresario.

No hay comentarios

Deja un comentario