Fernando Torres, el hincha en el campo, por @borjajimenezd

Fernando Torres, el hincha en el campo, por @borjajimenezd

Todos guardamos secretos en casa que se quedan de puertas para dentro. Manías, quizás ilógicas, pero irremediables. El problema en el fútbol es que esas manías salen a la luz, y vaya si salen. En el Vicente Calderón hay veces que pasan cosas, dignas de estudio para los demás, pero mágicas para los que lo viven. Acudir a la razón en la ribera del Manzanares puede ser en vano en muchas ocasiones, el corazón late más fuerte que en ningún sitio y la lógica se va a hurtadillas al banquillo; con el número nueve entra Fernando Torres. Resulta curioso que en una misma ciudad haya dos aficiones tan diferentes. Comparar es odioso, y más con el eterno rival. Pero las maneras de salir de todo un ídolo como Iker Casillas del Real Madrid, parece muy difícil de entender en terreno colchonero. Pero bueno, cada uno en su casa y Dios en la de todos.

No todos -generalizar nunca es bueno-, pero son muchos los aficionados rojiblancos que, sabiendo que el Niño ya no es aquel chaval que encendía la chispa de la ilusión que iluminaba el Calderón cada domingo, todavía visten su dorsal en su camiseta colchonera, le ponen en punta en su equipo de la Play para que sea su pichichi, o siguen confiando en su gol cada vez que sale al campo. El gol cien es sólo un número, el número nueve vestido por Fernando Torres ha significado y significa mucho más. Hace ya casi quince años un jovencísimo canterano rojiblanco empezó lo que hoy es el Atlético de Madrid. Cuando los ánimos estaban bajos, el Niño avivó la llama, ahora, en la etapa más gélida de Torres, el Calderón le devuelve ese calor.

Dicen que Simeone no está contento con él, seguro que el de Fuenlabrada tampoco. No se puede preguntar si se quiere más a papá o a mamá. Pero, por si alguien se lo preguntaba, en el partido de vuelta frente al Celta la hinchada rojiblanca se encargó de responder: primero, en el minuto nueve, con el ya mítico “Fernando Torres, lo, lo, lo…” con la melodía del I Love You Baby de Gloria Gaynor, y acto seguido entonando un “Ole, ole, ole Cholo Simeone”.

Si alguien todavía no entiende el cariño de la grada hacia el Niño, estas líneas no tienen el objetivo de explicárselo. Si no se es del Atlético de Madrid, será muy complicado entender la fuerza de ese lazo. Torres necesita más que nunca al Calderón, y ahí le tiene, ahora es su turno. Va a estar ahí. Seguro. Pero si no, más seguro todavía, volverá a sonar la melodía de la famosa canción de Gloria Gaynor, entonado, desde cada una de las gargantas rojiblancas y más fuerte que nunca, “Fernando Torres”.

No hay comentarios

Deja un comentario