Mi fórmula del 3-5-2 y su encaje en este Atlético; por @antonturan

Mi fórmula del 3-5-2 y su encaje en este Atlético; por @antonturan

Antes de nada, aclaro que este artículo no pretende poner en cuestión el vigente sistema de juego del “Cholo”, ese que tantos triunfos y títulos nos ha dado. Simplemente quiero, desde mi punto de vista, explicar con claridad las ventajas de este sistema de tres centrales, utilizado actualmente en equipos como Inter, Atalanta o Wolverhampton, y con el Tottenham de Pochettino como referente reciente; y tratar la aplicación práctica del sistema con la actual plantilla.

Si hacéis click en la imagen, os llevará al lugar dónde comprarlas. Originales, divertidas…¡y de nuestro Atleti!

Como todos sabemos, el fútbol es un proceso de evolución, donde a lo largo del tiempo los sistemas y variantes de juego van cambiando, evolucionando y entrando en desuso para volver posteriormente con más fuerza. Es aquí donde cobra especial importancia el modelo en cuestión: el 3-5-2 o 5-3-2, depende de cómo lo vean. Un sistema tradicionalmente minoritario, en detrimento del 4-4-2, el 4-2-3-1 o el 4-3-3, pero muy eficaz para los pocos que lo defienden.

Para conocer los orígenes del modelo hay que remontarse a 1984, con la selección argentina de Carlos Bilardo. Por esas fechas, al entrenador argentino lo ponen a cargo de una selección que incluye en sus filas a Diego Maradona, uno de los más grandes talentos de la historia del fútbol. Por ello, Bilardo decide desarrollar una nueva formación táctica para acomodar el juego de la estrella.

El técnico creía que los extremos estaban en declive pero, convirtiéndolos en “mediocampistas auxiliares abiertos”, podrían tener más utilidad. Además, considerando que desde principios de los años 50 en la práctica los laterales se lanzaban al ataque con gran frecuencia, Bilardo decide simplemente redefinir sus roles y hacerlos jugar en el mediocampo subiendo y bajando por las bandas.

Así, los dos “laterales” pasaban a formar parte del centro del campo y podían transformarse en dos atacantes más. Pero también se les exigía que retrocedieran a la posición normal de lateral para evitar que el oponente explotara las bandas. Así, se podría sorprender al rival y hacer un fútbol más ofensivo y efectivo. Al existir pocos laterales en el mundo con la técnica, resistencia y velocidad necesarias para cumplir esta función, con el transcurrir del tiempo la formación fue abandonada por la mayoría de los equipos.

Sin embargo, actualmente podemos ver ejemplos de entrenadores a los que no les ha entrado el miedo de utilizar el sistema y les ha dado sus frutos. Equipos como el Wolverhampton (7º la temporada pasada y un puesto por encima en lo que va de la actual), Atalanta (3º en Serie A la última temporada, por encima de clubs como Roma, Inter, Milan o Lazio, y en octavos de la presente Champions League) o, puede que el mejor ejemplo reciente: el Tottenham de Mauricio Pochettino.

Con este esquema, el club londinense consiguió llegar a la final de la Champions, aunque no alcanzara a conquistarla. Pero… ¿cuáles son las claves y ventajas que puede ofrecer este sistema, y cómo se adaptaría a la plantilla del “Cholo”? En primer lugar, una gran versatilidad, permitiendo el control del juego o la salida rápida. El sistema posibilita sorprender al rival con contras rápidas, aprovechando la profundidad en banda y la existencia de dos delanteros móviles más el mediocentro que juega más adelantado, con más libertad (en el Atleti sería Saúl), y también posibilita el control del partido. Porque el 3-5-2 te permite garantizar el control del juego, ya que acumulas cinco jugadores en el centro del campo, con tres centrocampistas (Thomas, Koke/Herrera y Saúl) más dos carrileros (Trippier y Lodi), a lo que se suma la ventaja en la salida de balón al jugar con tres centrales. Como vemos, muy equilibrado en todas las zonas del campo.

La segunda gran ventaja es la solidez defensiva: la inclusión de un tercer central provee al sistema de mayor seguridad defensiva. El 3-5-2 dota de mayor densidad numérica la zona-eje de la defensa, lo que da una amplia ventaja para tapar los huecos y pasillos interiores o cuando el equipo contrario realiza una transición ofensiva. A esto hay que añadirle que ambos costados estarían flanqueados por los carrileros en posiciones defensivas para formar la línea de cinco. Los tres centrales serían Felipe, Giménez y Hermoso, aprovechando así también la salida de balón de este último y el buen manejo de Felipe (pese a que pueda parecer lo contrario debido a su corpulencia).

La otra gran ventaja es la amplitud y profundidad en los costados, donde Trippier (que ya se ha desempeñado como carrilero precisamente en el Tottenham de Pochettino y en la Selección) y Lodi son perfectos, vienen como anillo al dedo. De sobra conocido su gran potencial ofensivo, mayor que el defensivo, ambos jugadores son los que dotarían de sentido al sistema, pues este requiere de un gran recorrido, tanto en defensa como en ataque. Exactamente lo que pueden ofrecer. Los dos carrileros deben defender como si fueran laterales, con la que forman una línea de cinco defensas, y atacar como un extremo más.

Por delante de los centrales estaría Thomas, ejerciendo de “5”. El ghanés vendría también de perlas, no hay más que ver lo bien que lo está haciendo esta temporada con esa facilidad y clarividencia para realizar pases entre líneas y romper las líneas de presión rival conectando con los de arriba. El puesto de acompañante sería para Koke o Herrera, sí se busca más empuje y verticalidad. El capitán organizaría desde esa posición los ataques y el juego del equipo, aportando pausa cuando sea necesario y criterio a la hora de distribuir el balón. Por delante, puede que uno de los más beneficiados con el modelo de juego: Saúl. Con mayor libertad para participar en el ataque, moviéndose hacia esos ¾ de campo campo, asociándose con los carrileros y con los de arriba y, sobre todo, aprovechando ese poderío físico y ese derroche (también para defender), que son claves en este modelo de juego.

Todo esto, recordemos, resguardado por tres centrales de altísimo nivel: Felipe, Giménez y Hermoso. Sí en un 3-5-2 los centrales (junto con los carrileros) son uno de los puestos clave, el Atlético puede cumplir con creces esta función. Pocos equipos pueden presumir de tener en sus filas tales defensores, y si una de las críticas a este sistema es la de requerir de tres grandes defensores, no sólo uno ni dos, el conjunto rojiblanco cumple con ello (con Saviç en la recámara).

Arriba, prácticamente liberados de las tareas defensivas, Morata y Joao Félix. El primero aprovechándose del juego y los centros de los carrileros y de los pases al espacio y balones a la espalda de los defensas que puedan venir por el centro, también cuerpeando y aguantando el balón de espaldas, y el segundo con total libertad para “hacer magia” en esa parcela: asociándose, driblando, buscando jugada individual y golpeo, pases al hueco para Morata… toda la calidad del portugués al servicio del equipo.

Como vemos, los jugadores de la plantilla del “Cholo” pueden ser perfectos para este sistema, que potenciaría a los laterales con alma de carrileros, a Saúl, a Joao… y dotaría de una enorme solidez al equipo con tres centrales TOP. Como espejo, el Inter de Conte, líder en la Serie A con un entrenador que nunca renegó a este sistema, el cual le sirvió para ganar recientemente la Premier y la F.A. CUP con el Chelsea.

Además, con balas en la recámara como Saviç para dar descanso a los centrales, Arias para entrar en lugar de Trippier, Marcos Llorente (que con minutos puede llegar a ser importante) en el de Thomas, Herrera por Koke, Vitolo o Lemar por Saúl, Correa por Joao o Costa por Morata. Asimismo, otra ventaja del sistema con tres centrales es que Simeone podría utilizarlos, según el partido o contexto del encuentro, como laterales o como carrileros puros, según pretenda tener un carácter más defensivo u ofensivo.

Esta es mi fórmula del 3-5-2. Por ver está sí también puede llegar a ser la del “Cholo” para algún partido o, quién sabe, para alguna prueba a largo plazo. Los mimbres están ahí. Sólo hace falta probar y experimentar. Porque, muchas veces, innovar es la clave del éxito.

No hay comentarios

Deja un comentario