Gameiro.

Gameiro.

Si aún quedaba un hilo de fe en su fichaje, sus 67 goles ante el Sevilla, los tres años anteriores de vestir rojiblanco, se quebró ayer, en el Pizjuán precisamente. De nuevo, como ante el Barcelona en la vuelta de la semifinal de Copa hace un año, en la ida de las de Champions la temporada pasada ante el Madrid, tuvo una oportunidad de hacer un gol que cambiaría el partido, y quizá todo… Pero le siguió faltando algo. Si a menudo es pie, ayer fue cabeza. Dos milímetros para cabecear otro de los centros de gol que Vrsaljko envía cada partido desde la derecha. Queda una semana de mercado de invierno. Él no quiere irse, quiere quedarse, pero…

Series Navigation<ANTERIORSIGUIENTE>

No hay comentarios

Deja un comentario