Miguel de las Cuevas

Miguel de las Cuevas


Con veinte años, y por sólo 300.000 euros, el extremo alicantino llegaba al Calderón por su velocidad, su regate y su desparpajo en el césped. Pero según llegó, se lesionó de gravedad y permaneció más de un año recuperándose de la fractura de tobillo. Después de casi 500 días, Miguel de las Cuevas debutó con el Atlético de Madrid. Javier Aguirre confió en el chaval que cada vez contaba con más minutos. Nunca se llegó a asentar en el once del técnico mejicano, pero era uno de los primeros hombres en los que Aguirre pensaba cuando más se complicaban las cosas. Sin embargo, tres temporadas después de fichar por el conjunto rojiblanco decidió cobrar protagonismo en Gijón. En el Sporting vivió su mejor temporada como futbolista hasta la fecha. Tras casi treinta y siete partidos marcó ocho goles partiendo desde la banda en su primera temporada en Asturias. Números que repetiría, aunque reduciendo paulatinamente la cifra de goles, en sus dos siguientes temporadas en Gijón.

Sus grandes actuaciones llamaron la atención de Osasuna, donde pasó otras tres temporadas cuajando magníficas actuaciones, aunque irregulares. El pasado mercado de invierno, Miguel de las Cuevas hizo las maletas rumbo a Italia. El Spezia Calcio 1906 de la segunda división ha sido el destino elegido por el alicantino. La media temporada que jugó la pasada temporada pudo disputar la fase de ascenso a la Serie A, pero no hubo suerte. Pese a todo, Miguel de las Cuevas fue un fijo en el equipo italiano y marcó un gol en trece partidos.

Series Navigation<ANTERIORSIGUIENTE>

No hay comentarios

Deja un comentario