Atleti – Liverpool: “a morir, los míos mueren”. Seis motivos para creer;...

Atleti – Liverpool: “a morir, los míos mueren”. Seis motivos para creer; por @antonturan

Ya está aquí. Solo cuatro días para la ida de Champions frente al temible Liverpool de Klopp, una máquina de fútbol, una apisonadora de récord en la Premier League. Pero, frente a él, el equipo del “nunca dejes de creer”. El equipo que siempre compite. En cualquier escenario. El equipo del “Cholo”.

El Atleti llega a esta batalla en una situación realmente mala, la peor desde la llegada de Simeone al club. La eliminación frente a la Cultural, la mala dinámica y posición en Liga, el mal juego… sin embargo, tengo una cosa clara. Sigan colocándole a este equipo ese cartel de “acabado”, y a los de Klopp el de claro favorito, porque son en estas situaciones donde el Atlético se vuelve más Atlético que nunca.

Para esto, un claro ejemplo sustraído de la temporada pasada, que también debe servir como experiencia para saber lo que no se debe hacer y los errores que no se pueden cometer: el enfrentamiento contra la Juventus. En la ida, cuando todos daban por muerto a este equipo y a la Juve como claro favorito, el Atlético salió más intenso, aguerrido, enérgico y ambicioso que nunca, y avasalló a la Juventus hasta conseguir un 2-0 que se quedó demasiado corto para lo visto en el Metropolitano, con un gran número de ocasiones de gol creadas.

La vuelta, por desgracia, debe servir como ejemplo de todo lo que no se puede hacer: el Atlético no se presentó para competir en Turín, y pasó lo que pasó. Quedémonos con esa ida descomunal, ejemplo de ese ADN Atlético que asoma en los momentos importantes y a priori tremendamente difíciles, casi imposibles para muchos medios del país. El Atleti siempre aparece.

Motivos para creer: Los últimos tres partidos, empezando por el del Madrid, en el que a mi parecer se perdió de forma injusta, presentan y reflejan una serie de motivos para creer en este equipo; en que existe alguna opción de plantarle cara al “todopoderoso” Liverpool de Klopp.

En primer lugar, regresa el gol. Una de las notas más positivas del choque de ayer noche en Mestalla fue que, más de un mes después, el Atlético volvió a marcar más de un gol en un partido. Desde la semifinal de la Supercopa de España disputada frente al Barça, los de Simeone no lograban anotar más de un tanto.

Segundo motivo: Marcos Llorente. Una de las noticias más positivas de los últimos partidos ha sido, al fin, la irrupción en el equipo de Llorente. Un jugador que, con minutos de calidad y continuidad, era obvio que iba a comenzar a dar un muy buen rendimiento como el actual. Frescura, poderío físico, ideas claras, sacrificio y entrega al servicio del equipo. Ayer, además, anotaba su primer gol con la rojiblanca, jugando a las mil maravillas en una posición más escorada a la derecha. Sin estar todavía al nivel del Alavés o Madrid pero demostrando ser un gran pelotero. Incomprensible que el Cholo no le diera continuidad hasta ahora, más aún que Thomas siguiera por delante de la defensa en lugar de adelantarlo y darle a Marcos ese puesto de “5”.

Tercera clave: Vuelta a la presión alta. Esa que tantos triunfos y alegrías nos ha dado. Sobre el césped de Mestalla, al igual que en el Bernabeu, se vio un Atlético que volvió a realizar una presión alta, como en sus buenos tiempos, a lo que contribuyó en gran manera la presencia en el césped de Koke y, sobre todo, Llorente.

Mientras duró el fuelle, los del “Cholo” dominaron al Valencia en la salida de balón, tapando e impidiendo la salida y la distribución de Kondogbia y, sobre todo, Parejo. Esto, además de impedir al Valencia sacar el balón jugado, permitió robar el balón en posiciones adelantadas, lo que se tradujo en mejores y más rápidos ataques. La presión alta y no echarse atrás son claves para el fútbol que propone el conjunto colchonero.

Cuarto motivo: Simeone recupera jugadores. En Mestalla, regresaron tres de una tacada: Morata, Giménez y Arias recibieron el alta médica antes del encuentro. El primero, cuya recuperación para el martes se intuía primordial, salió en la segunda mitad, y a punto estuvo de anotar el tanto de la victoria. Visto su partidazo contra el Madrid antes de lesionarse, el papel del delantero madrileño se antoja fundamental. El colombiano disputó casi todo el encuentro, mientras que el uruguayo no contó con minutos.

Además, el Cholo continúa pendiente del estado de Diego Costa. El hispano-brasileño, clave en la victoria ante la Juventus el curso pasado, lleva días entrenando con el grupo, pero aún no ha recibido el alta médica. De momento, el que no llegará seguro será Trippier, mientras Joao Félix y Herrera lo tienen muy complicado.

Quinto motivo: Moral y confianza. Los dos últimos resultados y el buen partido en el Bernabeu, donde solo el árbitro, en pequeña proporción, y la falta de puntería evitaron una victoria rojiblanca, han servido para rearmar al grupo moralmente. Contribuyeron en gran medida el triunfo ante el Granada (tras cinco encuentros sin lograr los tres puntos) y el empate en Mestalla, un feudo difícil en el que nadie ha ganado todavía esta temporada en Liga.

Última clave/motivo: El poder y fuerza del Metropolitano. El Wanda Metropolitano será, al igual que la pasada temporada frente a la Juve, el estadio de las grandes noches frente al Liverpool. Con las entradas agotadas al poco tiempo de ponerse a la venta y una afición que animará hasta el último aliento, el coliseo rojiblanco será una olla a presión a favor del equipo de Simeone. El ambiente será espectacular.

Porque no lo olvidemos. Son estos contextos en los que, el conjunto rojiblanco, sin importar lo que haya sucedido los meses previos, se olvida de todo y se centra en esa batalla a vida o muerte. Son estos momentos en los que el ADN atlético se activa con fuerza. En los que el escudo se siente más fuerte que nunca en el pecho, y los guerreros del “Cholo” salen a morir.

“A morir, los míos mueren”. Forza Atleti.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario