Simeone.

Simeone.

As.com
Ya no estaba, expulsado por el árbitro, pero estos cuartos de final de Copa de ayer tuvieron el mismo final que los de hace dos años, cuando el Atleti caía ante el Celta. La grada rival pidiéndole un jugador. Entonces Augusto, ayer Vitolo. “La responsabilidad de la Champions y de esto es mía”, asumió en rueda de Prensa. Desde su pizarra lo intentó, pero el Atleti perdió el partido, quizá, en eso que tanto lo define y que ya no depende de su tiza: el coraje, la intensidad. Inaudito el error de concentración ayer cuando, sacando del centro, a los 26 segundos encajó un gol… necesitando hacer dos (no cambiaría nada, seguiría necesitando lo mismo, aunque ahora no para la victoria, sino para forzar la prórroga). En el movimiento de Saúl al lateral izquierdo, para darle a su zancada toda la banda, fue, sin embargo, lo mejor de la vuelta. El canterano brilló, fue lo mejor… pero cometió un error que terminaría, ahora sí, por desgracia, de empujar al Sevilla a semifinales: atropellar a Correa en su área, derribarle, mientras al fondo Martínez Munuera pitaba penalti. Cuando el balón se estampó contra la red de Moyá a los cuartos aún le quedaban 42 minutos, pero su Atleti ya los había perdido. En este enero con Costa y Vitolo, al fin, “los fichajes”. Pero Costa, que marcó en la ida también se lesionó y ayer no jugaba y a Vitolo, el reencuentro, le llegó demasiado pronto, tras una salida traumática de Nervión.

Series Navigation<ANTERIOR

No hay comentarios

Deja un comentario