UD Ibiza 1 – 2 Atleti B: Los rojiblancos se llevan el...

UD Ibiza 1 – 2 Atleti B: Los rojiblancos se llevan el tesoro de la isla, por @antonturan

UD Ibiza 1 – 2 Atleti B: Los rojiblancos se llevan el tesoro de la isla.

Tras firmar una victoria a la épica en su último encuentro frente al Real Sporting B, y con una racha de 13 puntos en los últimos 5 partidos, el filial de Nacho Fernández volaba a Ibiza para enfrentarse al tercer clasificado y tratar de conseguir otra victoria que le permitiese meter presión al líder, el Baleares. Dos fogonazos de Poveda, con un gol en el primer tiempo y una asistencia a su socio Óscar en el segundo, bastaron para volver a Madrid con los 3 puntos.

Nacho salía con un once formado por Conde; Solano, Mejías, Álvaro, Manu; Mikel Carro, Sanabria, Riquelme, Cedric; Óscar y Darío. El mismo once del encuentro anterior con dos novedades: Riquelme por Ricard y Diego Conde por Dos Santos en portería. El Ibiza entrenado por Pablo Alfaro, que llegaba tras empatar a unos en su último duelo contra el filial del Oviedo, sacaba a Anacker, Fran Grima, Rubén, Carbia, Rodado, Raí, Núñez, Lavi Lara, Quintanilla, Javi Pérez y Morillas.

 

El partido no pudo empezar mejor para los rojiblancos, que en el 3’ ya se adelantaban en el marcador después de que Poveda rematase a gol un buen centro de Solano por la derecha. Impresionante el nivel del delantero alicantino, que con 8 tantos en 7 encuentros ya encabeza la tabla de goleadores de la competición. El encuentro se le complicaba a los locales, que poco a poco comenzaban a dominar los tiempos y arrinconar a su rival, que se valía de su enorme solidez defensiva y las jugadas a la contra, siempre peligrosas, para resistir las acometidas ibicencas.

Mientras estos perseguían el empate con ímpetu, los de Nacho Fernández llegaban con mucho peligro en las contras y también en las jugadas a balón parado. En el 34’, un centro de los locales desde banda izquierda a punto estaba de ser materializado por Rodado, y poco después, una buena presión de Carbia a Solano acababa con el balón rebotando en el pecho del colombiano y saliendo cerca de la portería, dejando con el susto a Diego Conde. Con este guión, la primera mitad llegaba a su fin. El Atlético había aprovechado su efectividad y fortaleza para irse con ventaja a los vestuarios.

La segunda mitad comenzó con una sorpresa, pues Nacho Fernández había sido expulsado en el descanso por unas supuestas protestas al colegiado, y con los mismos papeles: el Ibiza controlando y manejando el juego en busca del empate y el Atlético replegado atrás intentando cazar alguna a la contra y sentenciar. Así, en el 15’ llegaría el tanto del empate por parte del Ibiza. Tras un saque en corto de córner, Javi Lara ponía un gran centro al segundo palo que Quintanilla remataba a gol, libre de marca. Los locales recogían el balón apresuradamente y lo colocaban en el centro del campo; querían más.

Minutos después de la igualada, Rodado, en una jugada calcada a la del tanto anotado, no acertaba a introducir el balón en la red y su remate se iba fuera por poco. Se lo creía el Ibiza, que iba encerrando y achuchando a los visitantes con el paso de los minutos, con el público encima.

Pero cuando peor pintaban las cosas, cuando parecía más cerca el tanto local, los rojiblancos hicieron honor a su lema: coraje y corazón. Darío Poveda, de lejos el más destacado de su conjunto y puede que el hombre más en forma de la categoría, conducía con calidad y rapidez una contra, se paraba, levantaba la cabeza y, al ver la internada en el área de Óscar, su socio favorito, abría el balón de forma magistral para que el tinerfeño se plantara sólo y definiera con clase, abajo a un lado.

El gol de Óscar fue un duro golpe para los de Alfaro. Sin ocasiones y con un Atlético que se limitó a tirar de oficio sin complicarse, el partido llegó a su fin. Puede que con más efectividad que juego, pero con mucho coraje, los pupilos de Nacho lograban la victoria en uno de los feudos más difíciles, y también en uno de los más complicados de jugar a causa del siempre molesto y aparatoso césped artificial.

Estos chavales prometen. Segundos y a cinco puntos del líder, el Baleares, al que visitan la siguiente jornada, parece difícil que alguien logre frenar su racha. Porque a base de coraje, corazón, y mucha ilusión, el sueño continúa. Y quién sabe hasta dónde llegará.

 

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario